El entorno bien observado de Magalí.

Los que me conocen bien, saben que tengo cierta bipolaridad, agravada por mi estado físico que aquí no viene al caso. La cuestión es que el sábado pasado por la tarde, después de disfrutar de la majestuosa obra de Plensa en el MACBA que te apabulla, caí en uno de mis estados de agotamiento en los cuales se dispara la máquinaria y sientes que no puedes ni dar un paso más. También tengo la suerte de tener a mi lado, siempre cerca de mi a personas que te animan a seguir adelante, te cuidan con su ánimo y te llevan a hacer cosas impredecibles de las que luego te alegras un montón.

Y la sorpresa de la tarde fue la exposición de Magalí. La conocí este verano dibujando en Lloret y ya me admiro su talento al dibujar y serenidad al hablar, fruto posiblemente de su vida deportiva.  Serenidad, suavidad y tranquilidad que transmite ella y transmiten sus muy cuidadas y delicadas acuarelas que te transportan a una paz interior, a unos pequeños momentos que ella capta y traslada al papel, instantes cuotidianos de un entorno que se adivina dulce y muy muy profundo.

No hablaré de la magnifica técnica que usa, me quedo con esa sensación de serenidad que me supo comunicar el observar esos pequeños instantes captados y tan urbanos y tan sensibles a la vez.

No calificaría a Magalí de urbansketcher, aunque se la pueda asociar por su manera de hacer y representar. Es una gran ilustradora como la copa de un pino. Mejor dejo que la presentación de su exposición  hable por mi…

Des de petita visc la passió pel dibuix, incentivada per un entorn familiar artístic envoltat d’arquitectes, pintors i músics. Per la qual cosa vaig estudiar il·lustració, disseny gràfic i pintura mural a l’Escola d’arts aplicades i oficis artístic “la Llotja”. Al voltant dels vint anys vaig començar a treballar en estudis de disseny, a il·lustrar llibres infantils, de medicina, llibres de text o cartells fins al dia d’avui. Us presento la meva primera exposició d’aquarel·les on viatjareu pel un món interior reflectit en espais oberts i acompanyats per habitants que no passen desapercebuts”.

Gracias a Rosa y a Juan por el descubrimiento y por su total apoyo en mis momentos marrones.

Os recomiendo que os acerquéis a Badalona el sábado o el domingo por la mañana y después de un paseito junto al mar en su zona más bonita, en invierno y en verano como dice Serrat, entre casas de pescadores  reformadas y bloques apacibles de vecinos, visitéis esta exposición en Serendipity de acuarelas que os llevará a un entorno muy muy bien observado.

Un comentario en “El entorno bien observado de Magalí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s